Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘crisis del pequeño comercio en España’

Vuelvo a España, a mis madriles, después de tres meses fuera. Me gusta mucho recorrer el barrio de mi antiguo trabajo y tomar el café con mis compañeras íntimas. Comentamos cómo nos va la vida a unas y a otras y paseamos diez minutos bajo el espléndido,  suave y temprano sol de las once horas.

Me siento verdaderamente entristecida con la profunda herida que la crisis ha dejado en el pequeño comercio del barrio. La excelente perfumería regentada por unas señoras mayores amables y encantadoras ha cerrado. Me justifica mi amiga: “no, esta tienda no se ha cerrado por la crisis; las tenderas eran muy mayores”.  Medio me lo creo y recuerdo a mi tío y a mi padre en una antigua ferretería que regentaron el negocio en otra ciudad hasta pasados sus noventas años, con empleados a su cargo, además de mantenerse ellos en su entorno de siempre.

Volviendo al barrio de mi trabajo, el mercero aguanta el tipo con dos de sus hijos muy dignamente, eso sí con las estanterías de hace setenta años y lo mismo podemos decir del mostrador. No me he percatado en este viaje si todavía continúan con la actividad suplementaria de alguna señora que arregla las carreras en las medias de las mujeres: cuando había retraso en la recogida de las medias, ponían un papelito blanco en la envejecida puerta, para recordar a las clientas su pequeño olvido.

Sin embargo ha cerrado mi maravillosa tienda de materiales para la encuadernación Chagrin, en la que vendían todo tipo de elementos que necesitaban para su arte, bien el profesional o bien el aficionado. Era principalmente un santuario a visitar de soberbias guardas para libros, elaboradas por los más afamados pintores de este minoritario arte de Madrid y algunos de Cataluña. Deberé indagar en alguna antigua tarjeta el motivo del cierre. Ojalá que el motivo de su cierre no haya sido la crisis.

Tenían plásticos y papeles gris oscuro los escaparates de un lindísimo chaflán, donde se vendían diversas telas de panamá y los modelos de dibujos preparados para el punto de cruz.  La dueña había llegado a montar un tallercirto encantador de aprendizaje de este laboriosísimo arte.

Ya en un viaje mío anterior, en el local donde se vendían preciosas ropas de bebé, se había instalado con cierto lujo una tienda de ropa china para mujer. No solo en la calle principal del barrio, sino en varias adyacentes, estas tiendas reinan por doquier. De este asunto del comercio chino que silenciosamente invade Madrid y centenares de ciudades del mundo me ocuparé algún otro rato.

Sin estar en las cuadras del barrio, pero sí a tres o seis manzanas más, me ha dado escalofrío pensar en en las dificultades de las tiendas Musgo y que la ropa de Adolfo Domínguez no se vende como hasta anteayer. Su estilo me subyuga y el lema de “la arruga es bella” siempre me pareció acertadísimo, casi inmortal. Prometo comprar siempre ropa de estas austeras y elegantes tiendas, eso sí, aprovechando la temporada de muy provechosas rebajas.

El restaurante que fue griego y pasó a otras modernas manos de nuevo diseño, de interior  y de restauración,  en dos años de nuevo, zas, cierre al canto. Y también ha cerrado la tienda de muebles de La Cartuja, llena de sobriedad y buen gusto. Menos mal que se mantiene el mercado de siempre.

Corto y cierro:  no he podido disimular mi gusto por el pequeño comercio, aún complaciéndome un montón igualmente paseando y revolviendo el género en las grandes superficies. Pero el sabor, la vida que da el pequeño comercio a las pequeñas y medianas calles de los barrios de las ciudades, es inigualable.

Leer y recordar un poco para no olvidar:  Los comercios históricos del barrio.

Anuncios

Read Full Post »