Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Consulado General de España en Tetuán’

Tetuán, 27 de Julio de 2010

En este verano todo ha urgido un poco más, debido a su marcha señor Cónsul. Hoy será difícil superar la gran fiesta nocturna de su despedida en la Residencia, pero deseamos también que este momento quede vivo en su recuerdo largamente. Usted ha elegido este magnífico lugar [Hospital Español] para la comida, entre otros motivos, para estar cerca de las Hermanas: es un gusto que le honra.

Como Canciller, o como “su segunda”, según su referencia a mi en alguna ocasión, debo evocar un periodo de su gran estancia aquí de 4 años, frente a mi convivencia con usted solo de 9 meses.

El citar únicamente a modo de lista resumen, los numerosísimos asuntos que en su puesto  de Cónsul General ha tenido que abordar, dan una somera idea de su gran capacidad de trabajo volcada de modo extraordinario en el servicio publico español en el Exterior durante, me gusta referirme así, su gran hazaña marroquí.

Se puede desglosar su polifacético trabajo en múltiples parcelas, labradas cariñosamente como en un campo enorme:

–    La parcela de estricto trabajo consular en Tetuán y Larache.

–    El permanente contacto con el resto de instituciones españolas aquí, llámense Instituto Cervantes, Colegios de Enseñanza y Hospital Español.

–    Las relaciones políticas, sociales y culturales con la sociedad marroquí.

–    La presencia en Ceuta por razones laborales, políticas y también de descanso.

–    La estrecha relación con la prensa.

–    Su querida faceta de escritor.

Solo apuntaré algunos de las áreas de trabajo, para no extenderme en exceso:

Registro Civil: nunca imaginé el volumen de trabajo en esta área tan sensible, por los motivos que ya conocemos. Los enormes lazos de antiguos españoles residentes en esta zona; las abundantísimas parejas mixtas, debidas a la gran cercanía de las dos orillas del Estrecho. Y en esta su época dorada aquí, las numerosas tramitaciones de nacionalidad española.

Visados de estancia y de reagrupación familiar: he escuchado  momentos gloriosos que yo no he vivido, de inmensas colas de solicitudes de entrada a España, cuando nuestra economía era boyante. Hoy afrontamos un periodo de mayor tranquilidad en las solicitudes, en el que prima un estricto control informático, con la implantación supermoderna de la captura de datos biométricos. He vivido la frenética atención de usted señor Cónsul, mediante entrevistas, a cientos de personas marroquíes deseosas de pasar a nuestro país por los más variados motivos de trabajo, estudio, turismo y reencuentro con los suyos.

Nacionales en Marruecos: qué citarle a usted que no conozca mil veces mejor que yo en esta área. Certificados de residencia, de convivencia, altas y bajas consulares, salvoconductos, pasaportes, etc. Además la esmerada atención de tantas personas pertenecientes a organizaciones sin ánimo de lucro que entregan su tiempo y esfuerzo aquí para una estrecha colaboración con el pueblo marroquí, a nivel humanitario.

Detenidos españoles: triste parcela de considerable peso específico de trabajo, y especialmente en épocas veraniegas, como ésta en la que nos encontramos. La organización de esta área y la entrega tanto suya como de sus colaboradores tienen fama de excelencia en todas las cárceles marroquíes.

Las áreas de contratación, presupuestos, nóminas, contabilidad, informática, seguridad, mantenimiento y limpieza de nuestro hermoso edificio consular, atenciones de urgencia por las más diversas causas como pérdidas de documentación, robos, accidentes, etc. y alguna que me quedará en el tintero, siempre las ha despachado usted con el perfecto saber hacer del Diplomático que va a festejar muy pronto su gran carrera profesional de 40 años.

Larache: recuerdo el primer día que usted me llevó a que conociera su querida segunda sede consular. Era el mes de noviembre pasado de 2009 y me contaba soñador la posible recreación del puesto de Cónsul allí. El tiempo ha volado y las restricciones presupuestarias atajan a veces necesidades malentendidas desde despachos centrales en Madrid. Ojala una lluviosa mañana edimburguesa pudiera usted leer tranquilamente en el Boe la creación de este puesto.

Foros en el Centro Lerchundi de Martil: puedo nombrar los vividos por mi sobre “El estudio del choque entre civilizaciones”, “La Universidad y el plan Bolonia”, “Fútbol y Sociedad”, “Autonomías en España y en Marruecos”. Estos foros y todos los que le han precedido han creado en Martil ya una tradición cultural que esta ciudad deberá cuidar para siempre.

Hospital Español: con su Residencia, Guardería, Centro de Atención Ginecológica, las aulas de la Fundación Forja XXI y el Colegio Juan de la Cierva. Mucho mejor que yo lo dirá su director y gran amigo Don José Carlos Iribas. Yo le recordaré la íntima comida navideña del 2009, en la Residencia de Mayores, a la que usted me trajo para presentarme. Me impactó el exquisito ambiente entre las Hermanas responsables y los ancianos. Después visité la hermosísima guardería y su inigualable bien hacer de las Hermanas encargadas. Algún día después hasta cantamos villancicos con los alumnos y profesores del centro Juan de la Cierva.

Cementerios Españoles de Tetuán y de Martil: estos últimos días ha querido señor Cónsul dejar en el cementerio de Tetuán su impronta y se ha comprado un excelente aparato para limpieza de matojos y mantenimiento respetuoso de este soberbio espacio. El vigilante con la ayuda de Abdelhai han modernizado de modo repentino el duro trabajo de adecentamiento en este lugar de tan considerables dimensiones.

Pabellones 8 de Febrero: ha debido también afrontar el mes pasado, como en años anteriores, la distribución anual de viviendas vacantes por traslados de profesorado. También ha tenido que colaborar de urgencia en una solicitud de clemencia dirigida al Wali de la Provincia de Tetuán, en el asunto de la necesaria reparación de la luz en los, de momento, un poco oscuros  y tenebrosos portales en horario nocturno.

Colegios de Enseñanza Jacinto Benavente, Juan de la Cierva y El Pilar: solo puedo referir mi experiencia y observación en estos meses de mi estancia aquí. Siempre usted ha propiciado la concesión masiva de visados a numerosos alumnos en viajes de estudios, ha sido invitado para aperturas de semanas culturales, lecturas de hermosos párrafos de libros el 23 de abril, clausuras de actividades académicas y deportivas, celebraciones del día de la Constitución. Y tantas otras contribuciones en todo lo que se le ha solicitado.

Nombraré solo la excelente relación con numerosísimas asociaciones tetuaníes y de Martil. A destacar el ya citado Centro Lerchundi, la Asociación Hanane, la Asociación Tetuán Asmir, la Asociación la Esperanza de los Niños, la Escuela de Bellas Artes, múltiples peñas futbolísticas y un larguísimo etc.

Siempre ha demostrado una especial atención a empresarios españoles y emprendedores de las más diversas actividades, entre ellas las de restauración, comerciales, talleres, industriales y  deportivas.

No debemos olvidar la excepcional relación que usted ha tenido con todas las autoridades marroquíes: desde los representantes máximos de la Wilaya, pasando por los Ayuntamientos, Comunas, Tribunales y Guardia Urbana.

Por último no puedo dejar sin citar señor Cónsul su libro Práctica Consular  e Inmigración, publicado en el año 2008. Estupendo manual en su género, recolector de su gran experiencia profesional en este campo, adquirida en estas tierras de todo el Norte de Marruecos.

Ustedes señor Cónsul y doña Mercedes parten para Edimburgo (*). Capital de Escocia desde 1437, es sede del gobierno escocés y durante la Ilustración fue uno de los centros más importantes de la educación y la cultura gracias a su Universidad. Sus distritos Old Town y New Town fueron nombrados por la UNESCO en 1995 Patrimonio de la Humanidad. Atendiendo al censo de hace 10 años, cuenta aproximadamente con 450.000 habitantes.

Quizás ya estén ustedes también documentados sobre insignes personajes procedentes de allí: nada menos, y entre otros muchos, que el primer ministro del Reino UnidoTonny Blair, Sir Arthur Conan Doyle, escritor y autor de Sherlock Holmes, el actor Sir Sean Connery y Alexander Graham Bell, científico, inventor y patentador del teléfono.

Por mucho que su nueva sede de trabajo, Edimburgo, la sienta tranquila y pequeña podemos señor Cónsul augurarle venturosos logros en facetas que usted seguro imaginará el primer día de llegada y que irá fraguando durante su estancia allí. Entre todos le deseamos una pacífica nueva singladura, de la que obtendrá notorios frutos para usted hoy insospechados.

Gracias por su sobresaliente buen hacer aquí entre nosotros en Tetuán y Larache. Le deseamos con enorme cariño firmes éxitos en Edimburgo.

(*): fuentes sobre Edimburgo: http://www.wikipedia.org

Anuncios

Read Full Post »