Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘aventura’

He tenido esta tarde y  noche el placer de acoger en mi casa a Teresa Bancewicz, autoestopista polaca, en su vuelta de Centroamérica a su país. Lleva por el mundo dos meses, con poco dinero, a su aire, descubriendo hermosos países, ciudades y a estupenda gente. Hablo en singular, porque en mi entorno íntimo, la asombrosa aparición de una desconocida en el hogar ha sido de difícil inicial aceptación.

Autstop

Yo iba en coche a las seis y media de la tarde, a dejar a una familiar a casa de unos amigos. En un stop de la carretera paralela a la nacional dos Madrid-Barcelona, en el kilómetro 8, Teresa Bancewicz, sola,  bastante mayor y con una gran mochila a su espalda, se ha acercado al coche y nos ha solicitado muy impaciente un poco de ayuda, hablando en polaco, y palabras sueltas de español,  alemán e inglés. El stop impedía arrancar egoístamente, pero también me ha obligado a una rápida decisión: un par de coches detrás del mío, presenciaban un tanto asombrados la escena. Le he permitido subirse al coche, tras el estupor de mi familiar y en el primer hueco donde hemos podido parar, hemos comenzado a resolver su petición.

Dada la imposibilidad de comunicación, contacté con una amiga polaca por el móvil y me explicó los deseos de Teresa Bancewicz, previa conversación entre ellas: Teresa buscaba simplemente un camping, o una gasolinera para dormir en su tienda y continuar rumbo a Zaragoza, Barcelona y Francia. Mi familiar me ha abandonado dejándome a mi gusto con el pequeño lío en el que andaba metida y se ha ido con sus amistades.

He intentado acercar a Teresa  Bancewicz a un camping que existe por la zona, pero entre mil obras, me he perdido. Le he vuelto a preguntar a Teresa qué prefería: si gasolinera o camping y me ha indicado que gasolinera: allí seguro que encontraría a algún camionero con dirección Zaragoza para el día siguiente. Aparcamos al fin en una gasolinera, pero tres camiones y un restaurante vacío daban poco juego para su ruta en autostop. Nos montamos en el coche de nuevo, y por encontrarme cerca de mi casa y sintiendo ya el atardecer, le he comenzado a balbucear que quizás en mi casa podría descansar, pero que la familia, sinceramente, era un pequeño handicap. Nos estábamos empezando a comprender a la perfección solo gesticulando.

Pues sí, la tenemos durmiendo en nuestro cuarto cuarto para todo, feliz, después de haber compartido algunos alimentos naturales de su mochila con mi familia y yo, y sus fotos de los asombrosos viajes por el mundo, entre otros, siete noches en el transiberiano Moscú- Vladivostok, China, Egipto, Marruecos, España… Hoy, volvía con las piernas muy cansadas de su vuelo Bogotá-Madrid, después de disfrutar dos meses en Colombia y Centroamérica. También nos ha hablado de sus sencillos montajes de marca páginas con plantas naturales, de la pintura de paisajes, de una galería familiar en su tierra y de su familia.

Hacerle comprender a Teresa Bancewicz el cambio de hora nocturno de hoy, ha sido imposible. He acabado contactando de nuevo con mi amiga polaca, que estupefacta del pequeño acontecimiento, nos agradecía la acogida de su compatriota en casa. Con franca risa ya al móvil de nuevo entre ellas, Teresa ha logrado comprender la barrabasada horaria española.

Teresa ha escrito su apellido en un papel y me ha explicado insistente que lo pusiera en la búsqueda de Google y que la encontraría muchas veces. Ella se sentía tranquila de poder darnos a conocer su cierta publicidad y de presentarse como persona de fiar, además de habernos enseñado su pasaporte varias veces y diversos carnets de empedernida viajera.

La pequeña historia que me ha sucedido esta tarde/noche, solo la creerán algunos. He acogido a Teresa Bancewicz, rememorando a mi padre, que en sus viajes Zaragoza-Huesca-Jaca de mi infancia le gustaba recoger a personas en autostop (¡qué tiempos los años sesenta y tantos y setenta!) y más de uno terminó comiendo en nuestra casa. Entonces comenzaba el cultivo de mi gusto viajero, fiel amante de nuevas costumbres, episodios, hechos, amigos y gentes.

Mañana temprano nos haremos una foto y seguiremos debatiendo Teresa y yo si dejarla de nuevo en la carretera para autostop o llevarla de modo sensato a tomar el autobús dirección a Zaragoza, Barcelona, Francia, Alemania y Polonia.

Anuncios

Read Full Post »