Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Agustín Sanmiguel Mateo’

Me ha impresionado conocer su fallecimiento, el pasado 27 de julio. Quiero traer algunos recuerdos de él que llenan mi memoria esta mañana. Yo era una alumna de nuevo ingreso en el Instituto Domingo Miral de JACA. Quinto curso de Bachillerato. Diremos mejor, alumnita de catorce años. Pasábamos un gran grupo de amigas del colegio religioso de chicas al ambiente laíco y mixto del Instituto. Fue otro de mis saltos mortales. Todos los profesores eran nuevos. Elegimos ya o Ciencias o Letras. Recordaré a los que nos “desasnaron”:  Agustín Sanmiguel de Biología, Ángel Olmos de Filosofía, Oani de Matemáticas, Paz de Francés, Polit de Dibujo, D. Guindeo de Religión,  y Dª Filo de Música. Me faltan los nombres de los profesores de Química y Gimnasia.

Agustín era delgado, no muy alto, barbilampiño, tímido y de aspecto serio. Siempre con chaqueta profesoral, de sport y sin corbata. Era el profesor que aparecía todos los días en clase con una caja de tizas de colores, su excelente arma didáctica.  Tuvimos la inmensa suerte de aprender el funcionamiento de la célula humana y tantos apartados de aquella asignatura de Biología, con sus divinos dibujos, sencillos, didácticos y de una elaboración propia, original e inigualable. Con una voz tenue, disfruté siempre en sus clases, en la primera fila.

Instituto Domingo Miral JacaDe Agustín además tenemos en multitud de hogares jaqueses sus preciosas láminas color crema con dibujos de lugares de la ciudad y de la montaña a plumilla negra. Su estilo naïf encandiló a muchos y se vendían por grupos, si mal no lo recuerdo, con una hermosa presentación en sencillas y elegantes carpetillas, del mismo color crema que las láminas.

Los grandes conocimientos de Agustín sobre el arte mudejar quedan para todos en su numerosísima obra escrita. Fue además Presidente del Instituto de Estudios Bilbilitanos. Otras etapas de su vida quedan ampliamente detalladas en el obituario de El Mundo.

Por último anotar el recuerdo más íntimo de la estancia de Agustín en el antiguo  Hotel Mur de mi familia donde yo viví cuatro años, de enero a junio, en mi adolescencia. No era costumbre todavía extendida en los años 70 alquilar pisos. Algunos profesores del Instituto procedentes de otras ciudades vivían, creo que bien tratados porque repetían sus inviernos, en el Hotel. El gran comedor de huespedes y el pequeño familiar se encontraban uno a continuación del otro. Les unía una puerta con cristales de rayas grises, que permitía contemplar al público. ¡Cuantas veces temprano miré antes de desayunar, si se encontraba allí el grupito de profesores, que volvería a encontrar en el Instituto! Se colocaban por costumbre en la mejor mesa del comedor, al lado de dos balcones en el chaflán de la calle Santa Orosia y la carretera de Francia, frente a la Ciudadela.  A mis catorce años, contemplar aquella mesa, me producía una sensación de infantil importancia y turbación. Las correrías luego en las aulas, las barrabasadas de algunos y el ambiente fantástico del Instituto, son inseparables de la presencia del grupo de profesores al que perteneció Agustín Sanmiguel.  Muchísimos alumnos del  Instituto Domingo Miral de Jaca, guardan para sí, gratísimos encuentros con él.

Obra escrita de Agustín Sanmiguel Mateo

Obituario en El Mundo: Agustín Sanmiguel Mateo, 01/08/2009

Anuncios

Read Full Post »