Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Literatura’ Category

Busco el mar provocador de versos.

Luce esbelto, verdoso,
bajo plomizo cielo gris.

Rugen finísimas olas,
cargadas de arenas y secretos.

Desierto enorme, sin dunas,
mece barcazas cual camellos.

Crece despacio ante mis pies.

Habla silencioso.
Me arropa, me calma,
me confirma,
mis extraños destinos deseados.

Anuncios

Read Full Post »

Me da apuro reconocerlo pero me agrada el género periodístico de la necrología. Hace un tiempo que en la prensa española cambiaron el nombre de la sección dedicada a éllas, para llamarla obituario. No sé si a nivel periodístico es una especialidad de segunda fila. El género está ligado a la emoción que conlleva la falta esperada o repentina, pero no por ello rodeada de drama,  de las personas.  Puede recordarse a un fallecido con una simple anotación biográfica, plana. Pero elevar a la categoría de necrológica la columna periodística implica, cargarla de sentido y por qué no de sensibilidad, en el tono adecuado y justo.

Leí una nota breve hace tiempo, precisamente sobre el fallecimiento de un escritor de prensa especializado en necrologías. No sé si americano o inglés, no me quedó en la memoria su nombre; solo conservo el comentario de su gran sabiduría y de  su buen hacer lo suyo: escribir sobre los muertos. Sus columnas habían quedado para la gran historia del periodismo. ¿Son personajes raros los dedicados a esto? La materia es la misma que la de médicos forenses, policías y detectives encargados de investigar crímenes, abogados criminalistas: todos trabajando en el entorno de la muerte.

Escribo esta entrada porque recogiendo periódicos viejos de este verano,  sin querer he ojeado dos líneas de un obituario de un personaje deportivo. Me ha parecido muy bueno. El periodista se llama Juan Bautista Martínez y el fallecido, ex técnico del Barça, Bobby Robson. Periódico, La Vanguardia del 1 de agosto de 2009. Aquí va el  párrafo necrológico perfecto y la página del periódico, para los más interesados.

Adios señor Robson

Read Full Post »

Ríe para no matarse, para no morir, para disimular.  Sufre de urgencia interior, de impaciencia incurable. Escucha a menudo:  “la prisa mata”. Sabia recomendación que persigue exhausto. Desea vivir más de lo que en el tiempo cabe. Ansía desatarse de trillados caminos ya andados. Se complace marchando libre, cual pájaro en un desviado viaje. Ríe llorando para complacer, ríe para no estar solo. Ríe, quereres buscando.  Ama profundamente a nadie. Sobrevive. Se oculta entre las muchedumbres, divertido y amable.

“La sonrisa de una lágrima” de Joan Miró

Read Full Post »

rompeolas

Read Full Post »

mar francés

Read Full Post »

El título elegido me parece más apropiado que este otro, “la virtud del negociante”. La palabra negociante suena peor que la palabra negocio, como pelín maldita, al menos a mis oídos.

Desde hace unos años, uno de mis entretenimientos solitarios más relajantes es fantasear un negocio. Con mi llegada a la mediana edad, de repente mi perspectiva vital ha ido cambiando muy rápidamente. Pienso a menudo: “¿qué deseas hacer y no has hecho antes de morirte?” Me imagino de librera en mi barrio, que salvo en Vips o en el kiosco de la esquina, no se vende un apetitoso libro en kilómetros a la redonda. Abriría una librería un poco diferente a las tradicionales, que por otra parte me chiflan. Además de venta de libros nuevos, pondría mi tallercito de encuadernación y un hueco para pintar guardas al jaspe. También vendería prensa en varios idiomas, por aquello de vivir cerca del aeropuerto, y tendría una sección de libros de segunda mano, montada a base de los que los vecinos me trajesen ya leídos y previo pago de un módico precio, para luego su reventa: ¡qué maravilla la venta del libro de segunda mano! En otra esquina colocaría 3 mesas redondas de mármol, como en los antiguos cafés años 20, compradas en el Rastro o en Betel. Allí permitiría a mis parroquianos leer todos los libros que les diese la gana, nuevos o usados, servirse un café o un té y entablar tertulias improvisadas sobre la última diatriba relacionada con el mundo literario, editorial o de nuestra prensa diaria.

No sé si me haría rica, pero llenaría plenamente mi tiempo, sin incordiar a los hijos y haciéndome amiga de medio barrio.cafe_libreria

También me he imaginado una empresita de servicio a domicilio en fin de semana que se llamase “Hazlo por mí”. Básicamente me anunciaría con una página web muy sencilla en la que comenzando por una zona delimitada a 10 ó 15 manzanas, los interesados solicitasen llevar a su casa, para las mañanas de los domingos,  la prensa, el pan y las porras, o mejor unos deliciosos churros. Muchas  personas aman salir a comprar el domingo por la mañana, pero a muchas otras les puede encantar que suene el timbre hogareño y aparezca un propio con el encarguito. Si además se añadiera un ramillo de flores silvestres, una rosa o unos tulipanes, creo que por el desplazamiento podrían pagarse tranquilamente unos 14 euros, por ejemplo. El negocio está ya un poco inventado con el Interflora, pero es de tipo dominguero y con sabor ¿Alguien se anima?

hazlo por miHoy en la contraportada de El País me ha gustado el lema / secreto de de Ana Gámiz Luque, premiada y premiadora de /con  algún premio gordo de lotería: “trabajar, trabajar y trabajar”, en su negocio de bar. No hay que pasarse, pero yo también puedo asegurarles que funciona en la vida. Y en los negocios, desde luego.

Read Full Post »

vuelvo al blog-0Ayer recibí dos noticias laborables que me complacieron agradablemente. Una de ellas de notable relevancia personal y la otra de ínfima importancia, pero para mi de consideración. No viene al caso extenderme en su detalle, sino en su coincidencia: me produjeron un estado general de sano optimismo y el gusto por volver a la actividad plancetera del blog. ¿Por qué no retomar la escritura? También hubo otra casualidad: la noche del viernes, machaconamente en la televisión escuchaba el “cierre” por tres horas de Twitter, debido a un ataque masivo desconocido, que horas después se supo no era un ataque a la marca sino a un usuario determinado. ¿Por qué apagar las voces anónimas? Es lo más drásticamente nuevo de Internet: escuchar y leer a los que nada tienen que perder y entre los que salen auténticas joyas de la creatividad. Les confieso que además de los blogs, me llama la atención Twitter, más que Facebook. Twitter está resultando de gran utilidad a todo tipo de famosos de cualquier gremio para comunicarse con sus seguidores, llámense ciclistas del último Tour de Francia, cantantes, profesionales mil… ¿ y si me lanzo yo a participar? ¿Es necesaria una lista de seguidores? Animo a los lectores a hacer un grupo de amigos / lectores / usuarios en Twitter, para experimentar una temporada la utilidad del invento.

Continuo releyendo con auténtica devoción a Dominique Loreau y su “Arte de la simplicidad”. Les dejo con ella: “… la vida recomienza cada día. Eres la persona que vive hoy. Cesa de pensar que la persona que eras ayer es la que debes ser hoy. Todos tenemos potenciales ilimitados y la posiblidad de cambiar si lo deseamos. Lo que nos impide extraer este potencial son las ataduras psicológicas al pasado. Solo necesitamos de la energía  que tenemos en el instante presente. No ataques las cosas difíciles, más que en los detalles fáciles…”

Read Full Post »

« Newer Posts - Older Posts »